Centro de Mediación
La Cámara de Teruel, miembro de la Corte Aragonesa de Arbitraje y Mediación, dispone de un CENTRO DE MEDIACIÓN, un servicio de apoyo al empresariado para la resolución de disputas de manera eficiente, rápida, económica y confidencial.

CENTRO DE MEDIACIÓN

Preguntas Frecuentes

A continuación se exponen algunas de las cuestiones más frecuentes referentes al tema de mediación; si tiene alguna duda adicional, estamos a su disposición.

1. - ¿Por qué me conviene iniciar un procedimiento de mediación?

En general, acudir a la mediación es la alternativa más conveniente para resolver posibles controversias de forma rápida, económica y confidencial sin asumir riesgos, porque:

• Implica un planteamiento de negociación que facilita la consecución del acuerdo.

• No implica riesgo ni renuncia a ningún derecho.

• Ayuda a mantener las relaciones comerciales con la contraparte.

• En controversias internacionales reduce dificultades de entendimiento por razones culturales o idiomáticas.

• No impide a las partes iniciar un arbitraje o un pleito judicial una vez finalizada la mediación sin acuerdo.

2. - ¿Cuánto cuesta una mediación y quién hace frente a los gastos?

El coste del procedimiento de mediación es muy inferior al de un pleito o un arbitraje. En aquellas mediaciones administradas por el Centro de Mediación, los costes están formados por los derechos de admisión y de administración, así como por los honorarios del mediador o mediadores. Los derechos de admisión y administración, así como los honorarios de los mediadores se encuentran detallados en el Anexo II del Reglamento del Centro de Mediación. Los costes de una mediación serán satisfechos, a salvo de pacto en contrario, a partes iguales por las partes intervinientes en el procedimiento.

3. - ¿Cómo se designa a un mediador?

Cuando la mediación sea administrada por el Centro de Mediación, las partes podrán designar de manera conjunta al mediador que intervengan en su proceso de mediación, si bien habrá de ser confirmada por el Centro de Mediación. A falta de acuerdo por las partes, el Centro de Mediación, previa consulta a las partes, designará al mediador.

4. - ¿Un mediador o varios?

Usualmente se utiliza un mediador único. El uso de más de un mediador suele ser más apropiado para casos complejos con multiplicidad de partes, o en casos transnacionales, donde sea conveniente por motivos idiomáticos, culturales o similares tener más de un mediador para cubrir todas las necesidades de la mediación.

5. - ¿Qué tipo de controversias son susceptibles de ser resueltas en mediación?

Inicialmente cualquier controversia que no afecte a derechos y obligaciones que no sean disponibles por las partes podrá ser objeto de un procedimiento de mediación.

6. - ¿Cuál es la mejor manera de acordar una cláusula de mediación?

En general, la manera más fácil de acordar una cláusula de mediación o una cláusula escalonada de mediación y arbitraje, sin duda es incluirla en los contratos que las partes vayan a firmar. Al objeto de asegurar que la redacción es idónea, y que se somete al Centro de Mediación, recomendamos la redacción de las cláusulas detalladas en el Reglamento del Centro de Mediación.

7. - ¿Qué es una cláusula de resolución de conflictos escalonada?

El término se refiere a las cláusulas de resolución de conflictos en los que se integran dos pactos: el primero acudir a mediación y si ésta no es exitosa (generalmente se pacta un plazo límite para ello), las partes pactan acudir a arbitraje. Es muy conveniente que las cláusulas escalonadas estén bien redactadas para evitar dilaciones en el proceso de resolución de conflictos, y sean coherentes entre si. El Centro de Mediación incluye en su Reglamento una clausula escalonada, en la que se pacta mediación bajo el Centro de Mediación y en caso de resultar infructuosa, arbitraje administrado por la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Teruel, otorgando con ello máxima garantía de eficiencia.

8. - Si acudo a una mediación y no logro alcanzar un acuerdo ¿qué ocurre?

Si acude usted a una mediación y no logra alcanzar un acuerdo podrá defender sus derechos bien acudiendo a un proceso arbitral, si lo ha pactado con la contraparte o en su defecto acudir a los tribunales ordinarios de justicia. Es de resaltar que un porcentaje no desdeñable de negociaciones con mediación que no finalizan con un acuerdo son reiniciadas con posterioridad, finalizando en acuerdo. La terminación de la mediación no es siempre el fin definitivo de la vía negocial.

9. - ¿Es conveniente estar asistido por un letrado en una mediación?

En los procesos de mediación civil y mercantil el objetivo principal suele ser alcanzar un acuerdo que resuelva la disputa. Durante la mediación, las partes deben estar preparadas para ceder posiciones, fundamentar sus peticiones y evaluar empresarial y legalmente propuestas y alternativas. El fin primordial es llegar a un acuerdo que no requiera de posterior revisión y aprobación. Por otro lado, los asesores pueden ser y en muchos casos son, colaboradores activos en el proceso de mediación, ayudando a su cliente a alcanzar el acuerdo en los mejores términos posibles. En consecuencia, la participación de letrados en las mediaciones civiles y mercantiles es recomendable en general, sin perjuicio de casos excepcionales. Ello no obstante, también es recomendable que los asesores tengan un cierto conocimiento del procedimiento de mediación.

10. - El mediador y la otra parte puede llegar a conocer datos estratégicos de mi empresa con motivo del procedimiento de mediación, ¿Cómo se garantiza que los mismos no serán utilizados?

Es recurrente que las partes tengan recelo o miedo a la hora de facilitar datos de su empresa en un proceso de mediación, tanto a la otra parte o partes, como al propio mediador. En principio, debe resaltarse que uno de los principios que inspiran la mediación, si no el más importante es la confidencialidad. La propia Ley 5/2012, de 6 de julio, de Mediación en asuntos civiles y mercantiles establece, en su artículo 9, que “1. El procedimiento de mediación y la documentación utilizada en el mismo es confidencial. La obligación de confidencialidad se extiende al mediador, que quedará protegido por el secreto profesional, a las instituciones de mediación y a las partes intervinientes de modo que no podrán revelar la información que hubieran podido obtener derivada del procedimiento.” También es de destacarse que ninguna de las partes tiene obligación de revelar información en el procedimiento de mediación. De esta forma, cada parte tiene el derecho y la posibilidad de proteger información propia, protección que puede oscilar desde revelar la información al mediador y a la contraparte (sujeto a confidencialidad en todo caso), o, si la información es más sensible, revelarla sólo al mediador, o en casos más extremos, no revelar la información que considera crítica.

11. - ¿Qué función tiene el mediador en el procedimiento?

El mediador es un canalizador del procedimiento de mediación, no juzga ni hace juicios de valor. Establece un clima de negociación que facilita la comunicación entre las partes y ayuda a que estas exploren sobre posibles puntos de acuerdo. Es por ello por lo que la mediación en muchos casos se entiende como una negociación asistida.

12. - ¿Qué fuerza y reconocimiento tienen los acuerdos alcanzados en mediación?

Los acuerdos alcanzados, además de tener la fuerza contractual propia de cualquier acuerdo privado entre partes, podrán gozar de la categoría de título ejecutivo, si los mismos son elevados a escritura pública, como así se establece en los artículos 23 y 25 de la Ley 5/2012, de 6 de julio, de Mediación en asuntos civiles y mercantiles.

13. - ¿Cuánto dura un procedimiento de mediación?

Los procedimientos de mediación no tienen un plazo de duración inicialmente previsto, cada uno tendrá la duración que haya de tener de acuerdo a la complejidad y la cuantía de la controversia. Ello no obstante, es un procedimiento diseñado con el objetivo de promover un acuerdo de manera eficiente. Aunque es difícil generalizar, la experiencia indica que, una vez iniciada la mediación, las mediaciones suelen finalizar en pocas sesiones.

14. - ¿Puedo abandonar una mediación?

Uno de los pilares sobre los que se asienta la mediación como método alternativo de resolución de conflictos es la voluntariedad de las partes. En este sentido, ha de contarse siempre con la voluntad de las partes para querer negociar y resolver la controversia en cuestión, de manera que las partes podrán en cualquier momento del procedimiento abandonar el mismo si así lo desean.

15. - ¿Cuál es la diferencia entre mediación y arbitraje?

En la mediación las partes conservan la responsabilidad y el control respecto de la controversia y no transfieren el poder de la toma de decisiones al mediador: el resultado se determina por la voluntad de las partes. Esto permite tener en cuenta de una manera amplia todos los intereses empresariales y personales que las partes consideren importantes. La mediación puede afrontar conflictos con una vertiente jurídica o de voluntad. Es también un sistema alternativo de resolución de conflictos, regulado en este caso por Ley, en el que las partes acuerdan libremente que un tercero resuelva definitivamente sus posibles diferencias de interpretación, ejecución y resolución de acuerdos y contratos. En el arbitraje el resultado se determina por el árbitro, de acuerdo a la ley aplicable: el árbitro escucha a las partes pero es él quien decide.

El arbitraje es un procedimiento enmarcado por la Ley, si bien es más flexible que un procedimiento judicial, es un tercero quien decide: el árbitro. El arbitraje puede resolver los conflictos jurídicos mercantiles nacionales o internacionales que le sean sometidos por las partes y en prácticamente todos los sectores económicos.

Volver