Quiero estar informado para crecer

Profesionales de Cámara Teruel, se acreditan como mediadores de conflictos


Culminan hoy un curso de formación continua de más de 100 horas que les certifica como mediadores de conflictos, un servicio que va a prestar Cámara Teruel y que resulta más ágil y económico que la justicia ordinaria


Teruel, 5/3/2014.- Dos licenciados en Derecho y uno en Relaciones Laborales que actualmente prestan otros servicios en Cámara Teruel se van a encargar de atender el nuevo servicio de Mediación de Conflictos con el objeto de reducir la sobrecarga de Juzgados y Tribunales.

 Estos tres técnicos culminan hoy en Madrid un curso de formación continua de más de 100 horas de duración que les acredita como profesionales en mediación de conflictos y en que también han participado técnicos procedentes de distintas cámaras de comercio de España. El curso ha estado organizado por el Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación e impartido por Thelma Butts Griggs, miembro de The International Center for Conflict Management.

 A partir de ahora, el nuevo servicio de Mediación de Cámara Teruel tiene como principal cometido mejorar la competitividad de las empresas, resolviendo los conflictos de forma pacífica, ágil, eficaz y poco costosa para las empresas. Para ello, pretenden sustituir la cultura del conflicto por la del acuerdo y ofrecer a ciudadanos y empresas los medios adecuados a cada tipo de conflicto.

Se trata, por tanto, de un instrumento importante, esencial en el Estado de derecho, puesto que proporciona vías alternativas de resolución que complementan al sistema judicial. Es un sistema además que presenta numerosas ventajas.  Según datos del Banco Mundial, elaborados en 2012 en el ámbito europeo, la mediación resulta un 76% más barata que la justicia ordinaria y se demuestra cinco veces más rápida. También está técnicamente comprobado que la mediación se resuelve en una media de 88 días frente a los 548 días que –como media- se tarda en tomar una resolución judicial.

El servicio cameral de Mediación se implanta de forma homogénea en todo el territorio nacional, y se caracteriza por su sencillez, voluntariedad y la disposición de un equipo técnico de mediadores perfectamente cualificados y homologados por las Cámaras.

El procedimiento garantiza la plena igualdad de oportunidades, la confidencialidad y el respeto hacia los puntos de vista de cada parte, para que las empresas encuentren una solución amistosa y flexible a sus diferencias, sin que sus relaciones comerciales se vean necesariamente alteradas. Para ello, se ha llevado a cabo una selección de un elenco de mediadores rigurosamente formados; y se dispone de un reglamento que describe los pasos esenciales para garantizar un servicio eficaz, ágil y con unas tarifas muy competitivas.

Además, el caso español no es ajeno en el contexto internacional, de modo que el 81% de las cámaras de comercio europeas ejerce actividades de mediación y arbitraje, constituyéndose en algunos casos como el canal obligatorio para la resolución de determinados conflictos mercantiles, como en Francia o Italia.

Por todos estos motivos, las cámaras de comercio están hoy en condiciones de prestar un servicio insustituible de apoyo a las empresas en la resolución de sus litigios civiles y mercantiles. Como corporaciones de derecho público y organismos intermedios de la Administración, las Cámaras están dispuestas a jugar un papel cada vez más activo en defensa de los intereses generales.

Su cercanía y conocimiento de la realidad de cada territorio del país, así como la garantía de independencia, otorga a las Cámaras una posición privilegiada para servir de cauce entre las empresas y las Administraciones Públicas y seguir aportando soluciones en la búsqueda de la mayor competitividad y cohesión económica y social de España.

 INFORMACIÓN DE INTERÉS

¿Qué es la mediación?

Un proceso voluntario mediante el cual, con intervención de un tercero neutral, el mediador, que dirige el proceso y facilita la toma de acuerdos, las partes involucradas intentan resolver el conflicto.

¿Quiénes pueden solicitar la mediación?

Todas las empresas y particulares que quieran explorar las distintas posibilidades de solución de conflictos desde la voluntariedad.

¿Cómo se acude a una mediación?

Partiendo del principio básico de voluntariedad que caracteriza a la mediación, las partes pueden formalizar, a través de un documento o contrato, el compromiso de acudir a este procedimiento en caso de controversia entre las partes implicadas.

También, pueden solicitar directamente ante la Corte el inicio de un proceso de mediación sin necesidad de acuerdo previo. Puede ser a solicitud conjunta de las partes en conflicto o bien por una sola de ellas.

Se puede recurrir a la mediación en cualquier etapa de una controversia. Así, puede ser elegida como el primer paso, cuando las negociaciones emprendidas por las partes no hayan concluido satisfactoriamente. También se puede recurrir a la mediación en cualquier momento durante el litigio judicial o arbitraje, si las partes quieren interrumpir los mismos para explorar la posibilidad de llegar a un acuerdo.

¿Qué gastos implica una mediación?

Los costes de la mediación incluyen los honorarios y gastos del mediador, los derechos de admisión y administración de la Corte Aragonesa de Arbitraje y Mediación, y los demás gastos originados en el procedimiento, así como los impuestos que les sean de aplicación.

Situaciones susceptibles de mediación

  • Dificultades entre socios: problemas de comunicación, cambios de criterios, intención de alguno de separarse.
  • Dificultades con el equipo: bloqueos en la actuación empresarial por falta de entendimiento entre directivos, personal comercial ...
  • Dificultades en empresas familiares, relevos generacionales, transiciones, sucesión de empresa, pactos.
  • Relaciones contractuales: la mediación es especialmente adecuada cuando surge una controversia entre las partes en una relación contractual continuada o cuando subyace un interés en mantener relaciones en el tiempo, que pueden verse afectadas por un desencuentro concreto.
  • Conflictos familiares y su vertiente económica y empresarial.
  • Conflictos empresariales y civiles que, por su naturaleza, necesiten una especial confidencialidad.
  • Todos aquellos asuntos civiles y mercantiles de derecho disponible

¿Qué ventajas tiene la mediación?

  • Voluntariedad: La mediación es un proceso voluntario y nadie está obligado a concluir un acuerdo o a mantenerse en un proceso de mediación. El principio rector es la libertad de las partes para gestionar el proceso de acuerdo y sus consecuencias. Las partes mantienen el control tanto del proceso como de la solución de la controversia.
  • Neutralidad e imparcialidad: Es un proceso neutral en el que se facilita que las partes alcancen por sí mismas un acuerdo sin imposición del mediador que, como parte imparcial en el proceso, facilitará el diálogo entre las partes sin tomar partido por ninguna de ellas. Se garantiza la intervención de las partes en plena igualdad de oportunidades, equilibrio de posiciones y respecto a los puntos de vista que sean expresados.
  • Confidencialidad: Se garantiza la confidencialidad del proceso respecto a todas las personas que hayan participado en el procedimiento por cualquier concepto o en cualquier condición. Todas las actividades de la Corte, del procedimiento y del acuerdo tienen carácter privado y confidencial.
  • Tiempo: Por su propia naturaleza, acorta el tiempo de resolución y ejecución redundando en un menor coste y mayor efectividad en el cumplimiento.

← Volver